sábado, 13 de febrero de 2010



A.∙.L.∙.G.∙.D.∙.G.∙.A.∙.D.∙.U.∙.

LOGIA SIMBOLICA “NUEVO ORDEN Nº 41” ORIENTE DE MANTA

La Palabra Sagrada del Ap.·. Masón

1. INTRODUCCION

Cuenta la leyenda que “el rey Salomón deseaba edificar un templo inmenso a la gloria de Dios y concretar el proyecto de su padre David, recurrió entonces a numerosos obreros que fueron colocados bajo la dirección del maestro arquitecto Hiram-Abif. Éste toma conocimiento de los planos trazados por la propia mano de Dios y organiza el trabajo con mucho rigor; divide a los artesanos en tres clases y atribuye a cada una de ellas signos secretos, palabras sagradas y posturas rituales.

Tres compañeros corroídos por la ambición, conspiran contra maese Hiram. Están decididos a arrancarle la «palabra sagrada de maestro» creyendo, en su ingenuidad, que bastará con esta para hacer que les acepten en el grado superior. Cuando Hiram intenta convencerles de que tales intentos son inútiles, los compañeros atentan contra su vida. Lo irremediable fue consumado, pero la construcción del templo debía proseguir para respetar el deseo de Hiram; los maestros plantaron una acacia en su tumba y cambiaron la palabra secreta que da acceso a su grado.” (1)

Sería ilusorio pues, el creer que la masonería oculta sus misterios tras un solo velo. En la masonería escocesa, madre de los demás ritos, existen 33 grados, en cada uno de los cuales deben jurar los adeptos no revelar jamás sus secretos ni a los profanos ni a los hermanos de grado inferior. El Lenguaje Masónico está casi siempre acompañado de signos y de toques especiales, que son inteligibles solo para el verdadero iniciado, pero para más seguridad tenemos una palabra a la que llamamos SAGRADA, el masón no sabe pronunciarla y menos escribirla; para comunicarla entre Francmasones, se dice letra por letra, el uno al otro: diciendo el primero, una letra, y el segundo, otra, y así sucesivamente, y no puede darla de otro modo puesto que no sabe leer ni escribir en el Libro de la Vida al inicio de su carrera masónica, o viaje hacia el Conocimiento.

2. DESARROLLO

La Masonería es una institución eminentemente simbólica, y dentro de su lenguaje simbólico, uno de los elementos fundamentales, es La Palabra, de la cual se pueden encontrar algunas clases o tipos. Entre las palabras que se describen en el Diccionario Enciclopédico de la Masonería, tenemos: PALABRA CUBIERTA, PALABRA DE ORDEN O CIRCUNSTANCIA, PALABRA DE PASE, PALABRA DE RECONOCIMIENTO, PALABRA DE SEMESTRE, PALABRA GENERAL, PALABRA INCOMUNICABLE, PALABRA MAESTRA, PALABRA VULGAR, PALABRA DE HONOR, PALABRA SAGRADA, etc.
La Palabra, es también la opinión expresada por los Masones sobre cualquier asunto tratado dentro de la Logia, es así como, al finalizar cualquiera de nuestras intervenciones en donde expresamos libremente nuestro pensamiento, lo hacemos con nuestra muy familiar y conocida frase: "es mi palabra V.:M.:".
Es importante diferenciar el significado entre la palabra de paso y la palabra sagrada

La Palabra de paso es la contraseña que se exige a la entrada del templo para pasar o asistir a la tenida de los trabajos. Las Palabras sagradas y de paso son diferentes en cada grado.

La Palabra sagrada es el medio de que se valen los hermanos para conocerse. La franqueza y la verdad la hacen eterna; la mentira y la hipocresía pueden ocasionar su desaparición.” (2) “En el lenguaje corriente, tiene su origen en la voz Latina "SACRATUS", y constituye un adjetivo dedicado exclusivamente a DIOS y al CULTO DIVINO; pero también se refiere a la veneración o la DEVOCIÓN, hacia los Seres y a las cosas Incomprensibles, Abstractas o Maravillosas; a lo que es digno de Alabanza y de Respeto” (3)

En el R.·.E.·.A.·.A.·. la palabra sagrada que se comunica al Aprendiz masón en la tenida de iniciación, se refiere a la naturaleza interior del Aprendiz y por esta razón encierra un secreto que es irrevelable por más que se la pronuncie o escriba.
Etimológicamente una de sus definiciones puede corresponder a la transcripción latina de una palabra hebrea de tres letras, Beth, Ayin y Zayin, que significa “Que la sabiduría está en Dios”. Podemos considerar otra de sus variadas interpretaciones, tales como "B", que significa "EN", y "O…Z", que se traduce como "FUERZA", razón por la cual, el resultado final nos demuestra, que se compone de dos palabras "EN FUERZA".
También existe la interpretación Bíblica de la palabra SAGRADA del Primer Grado, misma que data del año de 1312 antes de la era Cristiana, y que asegura que fue el nombre que se le dio al Hijo de Salomón, descendiente de Phares, quien fue hijo de Judá y de Thamar y por consiguiente, uno de los progenitores del REY DAVID.
Esta además era el nombre de una columna de Bronce puesta al Norte en el Templo de Salomón. Cerca de la cual se reunían los Apr.·. para recibir sus salarios.
Por lo que respecta a la interpretación simbólica, de la palabra SAGRADA de este Grado, se refiere a que representa a la Primera edad del Hombre, en que inicia sus lentos e inciertos pasos; así como al período de DUDAS que se le presentan antes de principiar su preparación Intelectual; es decir, que se trata nada menos, que de la época en que necesariamente y sin MALICIA, tropieza con la realidad de su vida, tomando en cuenta sus escasas facultades APRECIATIVAS, mismas que le impiden un rápido desarrollo a su Inteligencia; puesto que en esas circunstancias, sólo impera en su mente, la acción MATERIAL impulsada únicamente por las sensaciones propias del INSTINTO HUMANO.
Desde el punto de vista de la numerología, se ha establecido que sus valores correspondientes son 2, 70 y 7 y su suma da 79, número que equivale a la unidad aritmética que simboliza la unidad del Ser expresada en la Logia

(79 = 7+9 = 16 = 1+6 = 7 = 7+6+5+4+3+2+1 = 28 = 2+8 = 10 = 1+0 = 1).


3. CONCLUSION

La Palabra SAGRADA, ha sido adoptada en los rituales masónicos, con la discreta intención de permitir un pleno reconocimiento entre hermanos, hecho que caracteriza al Masón, como poseedor del grado que ostenta, cualquiera que sea su origen o el lugar de su iniciación, pero como nos cuenta la leyenda de Hiram Abif, el solo hecho de conocerla no es suficiente para que a un hermano se le pueda franquear las Puertas del Templo y se le permita participar en los trabajos de un grado que no le corresponde.
La palabra SAGRADA del Aprendiz Masón, como muchos de nuestros símbolos, contiene un indispensable valor moral y filosófico, tanto en el mensaje que encierra desde su etimología, al representar la “Fuerza” hasta la interpretación simbólica que la relaciona con los primeros pasos del hombre, en el camino hacia su desarrollo intelectual.



4. BIBLIOGRAFIA

(1) Christian Jacq, La Masonería, Historia e iniciación.
(2) Andrés Cassard, Manual de la masonería II.
(3) Adolfo Terrones Benítez. Gdo. 32, Alfonso León García González. Gdo. 33, Los 33 Temas del Aprendiz Mason y Estatutos de la Orden
(4) El libro del Aprendiz, Wirth, Oswald.
(5) Páginas de internet

S.·.F.·.U.·.

J.Marcelo Barragán E. A.·.M.·.
12 de Febrero del 2010 E.·.V.·.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada